Laborcentro 

 laboratorio clinico donde realizamos toda clase de análisis, desde los más sencillos a los más complejos.                


 

Helicobacter pylori ( H. pylori ) es una bacteria que causa la inflamación crónica del revestimiento interno del estómago ( gastritis ) en los seres humanos. La infección del H. pylori es más probable adquirirla por la ingestión de alimentos y agua contaminada, y mediante contacto de persona a persona.

Para diagnosticar la infección por H. Pylori se realizan análisis de anticuerpos en sangre y pruebas de aliento con urea, principalmente.

Análisis de sangre: Se detecta la presencia de anticuerpos frente a h. pylori. Son de dos clases, tipo IgG y tipo IgA; los anticuerpos  tipo IgG  en la sangre pueden persistir durante años después de la erradicación completa de la infeccion con antibióticos. Por lo tanto, la prueba de anticuerpos IgG en la sangre  es válida para determinar si se padeció o padece la infección.

Sin embargo los anticuerpos IgA son positivos cuando la enfermedad está en plena actividad, pues un resultado positivo franco implica actividad y desarrollo de la enfermedad.

 La principal ventaja de la determinación de anticuerpos IgA e IgG contra el H. Pilory, es que no hace falta parar el tratamiento 3 a 4 semanas antes de la realización de  la prueba (contra la acidez o la gastritis con medicamentos  como  omeprazol, lansoprazol, ranitidina y similares, para calmar el ardor y las molestias.) 

La prueba del aliento con urea (UBT) consiste en detectar la presencia de Helicobacter pylori en el estómago. 20 minutos después de la ingestión de una bebida que contiene una cantidad de urea marcada, se recoge una muestra de aliento y se analiza para el dióxido de carbono expresado. La presencia de dióxido de carbono en el aliento (un ensayo positivo) significa que existe infección activa. Se debe parar todo tratamiento para el ardor/dolor del estómago, 2 semanas antes de realizar la prueba.